lunes, abril 10, 2006

¿Demasiados músicos clásicos?








Cuando uno tiene la oportunidad de ver un programa televisivo de unas cuatro décadas atrás, es fácil darse cuenta que los músicos tenían más oportunidades de trabajo: casi todo programa en vivo transmitido por TV contaba con un grupo de músicos, y se podía ganar regular dinero de 'gig en gig'. En los últimos años, la tecnología los ha traicionado y reemplazado en muchas áreas.
Hoy en día muchos músicos que se gradúan de algún conservatorio - un centro musical altamente especializado y competitivo - pronuncian más y más el "no hay trabajo". Las orquestas sinfónicas disminuyen, y no son las favoritas de las nuevas generaciones. Claro, si tocas oboe, hay que esperar unos diez años o más para que se abra una plaza en la orquesta sinfónica local, y formar parte de la gran fila de oboistas que como tú, han estado esperando esa misma oportunidad. Esta realidad se extiende para cualquier instrumentista de viento, ya que por tradición, una orquesta debe contar con dos flautas, clarinetes, fagots y oboes - aunque frecuentemente se requiere un corno inglés o un clarinete bajo extra, entre otros. Las oportunidades de formar parte de una entidad musical estable son muy escasas. Pero existen muchas otras posibilidades.


Cada año varios músicos académicos - los llamaré clásicos para seguir la tradición - abandonan los conservatorios para enfrentar la vida real... y se dan con un fuerte golpe con esta, ya que no se sienten preparados. La mayoría no lo está.

Todos ellos pueden tocar conciertos, sonatas, piezas modernas y a veces se atreven a formar parte de algo experimental. Pero ¿a cuántos de ellos les inculcaron la habilidad de hablar en público, de disfrutar el escenario, de explotar el escenario de acuerdo con la música que interpretan? ¿Cuántos de ellos podrán escribir aceptablemente su CV, o algún otro documento como una carta en otro idioma, para solicitar información o una invitación a un prestigioso festival? ¿todos ellos están a nivel para enseñar a otras personas que no desean inscribirse en el conservatorio y sólo quieren aprender música "ligera" por diversión?

Parte de la formación de un músico clásico es el estudio de la armonía, y luego que terminaron de asistir a la última clase, muchos no se vuelven a interesar en ella. Por eso, la gran mayoría de músicos clásicos no pueden hacer un buen arreglo de una canción popular, y ni hablar si intentan tocarla. Me he encontrado con varios músicos que no pueden hacer adaptaciones, arreglos, enriquecer la armonía de un tema o componer una miniatura. Ellos mismo se restringen de oportunidades. Sean honestos, ¿cuándo fue la última vez que vieron en vivo algún concierto de Mozart con una cadencia improvisada? Son contadísimos los clásicos que están en la capacidad de crear sus propias cadencias, y tener los cojones de tocarla en público.

Pero creo que la culpa no es de ellos, de esa mayoría - hay grandes excepciones - sino de los centros de formación mismos. Los alumnos confían su educación a esas instituciones, y en sus sistemas que poco han cambiado en las últimas décadas. Los conservatorios ¿han considerado que un músico puede/debe ser capaz de desenvolverse en otras áreas musicales, además de tener un sólido comando de su instrumento? ¿Se les enseñan el lenguaje 'pop' a los compositores? ¿Serían capaces de arreglar un tema de 3/4 en Reage? Los músicos 'populares' si lo hacen...








Tengo el fuerte sentimiento que hay demasiados músicos clásicos incapaces, mutilados, ciegos y en los extremos, sordos. Trabajo aún existe, pero no para ellos, ya que no fueron educados a la par con las necesidades y requerimientos de hoy en día. Y aún peor, muchos de ellos no recapacitan en la necesidad de crecer como músicos. Que un cornista toque en una producción que incluye cuecas o tangos no lo hacen menos 'serio' o 'clásico' sino todo lo contrario: lo engrandece como músico, expandirá su experiencia sonora y su mente estará más receptiva a otros requerimientos que le demanden en su trabajo, más allá de Mozart.


8 Comentarios:

Anonymous Anónimo Dijo...

Hola Felino, soy J_More en abcmusicos. Estoy bastante de acuerdo contigo por tu opinión de los músicos mutilados.

Justamente lo que intentan los nuevos pedagogos, didactas y profesores es corregir esos fallos. ¿cómo?. No eres el primero que los ha detectado, pero creo que, al igual que con el arte actual, cada uno intenta corregir a su manera.

Cada vez hay más nuevos sistemas metodológicos, falta que éstos se asienten...

Tu opción (hacer que también esten preparados para música "ligera") no deja de ser una opción más. Para eso están los debates, para llegar a acuerdos ¿no?

Un saludo, nos vemos en el foro.

6:14 p. m.  
Blogger Felino Furioso Dijo...

Hola J_More, que bueno que podamos 'conversar' sanamente. Es reconfortante saber que hay gente con los ojos y la mente abierta a reconocer y corregir lo que hoy creemos es una laguna, un vacío importante que no podemos pasar por alto.

Estoy seguro que el mundo 'pop' también se beneficiaría con músicos más capacitados, ya que también la "músic radio" atraviesa una severa decadencia.

¡Bienvenido!

8:34 p. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

eres uno de los pocos que se atreve a hablar de estos temas. Bien compadre ( o comadre?)

10:27 a. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Bravo!!! Atacaste el problema...Ahora que sugieres para solucionarlo???

1:35 p. m.  
Blogger Felino Furioso Dijo...

tengo en manos varios textos, uno de ellos es sobre sugerencias a esta anomalía musical que observo. Pronto...

10:46 a. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Buenas!
Me metí aquí por casualidad, soy violinista, estudio en el conservatorio de Salamanca, y debo admitir que tenéis toda la razón.
Los profesores que tengo no se salen de unas pautas ya marcadas que ellos llaman:Conocimientos necesarios a adquirir en el ámbito musical clásico.
Me parece que todo músico debe de tener una buena base clásica, pero es que se está llegando al extremo de limitarse a esa base, por comodidad de los profesores o por costumbre, no lo sé (aunque también ayudan esos magníficos cambios producidos por las delegaciónes en las programaciones académicas...en fin).
Pues eso nos repercute a todo el alumnado, ya que voy a cursos de jazz y me veo en el aprieto de que no sé improvisar. ¿Por qué?No hay nada más musical que improvisar, en el gregoriano se improvisaba, en el barroco también...¿Qué diferencia hay con el jazz, por ejemplo?
No sé, solo espero no seguir en esta espiral, intentando abrir mi mente a otros horizontes, tocar en orquestas, etc...
Aunque debo decir que tambien los alumnos muchas veces no quieren aprender más que lo estipulado, no les interesa investigar la música, tienen una cabeza cuadriculada, que termina justo en los bordes de la partitura.
Creo que ese sentimiento de cambio debe salir de cada uno, y lo veo difícil en esta sociendad aplatanada.
Cuando los músicos sientan de verdad la música, ese cambio no se hará esperar...mientras tanto...seremos todos unos Bisbales.

3:19 p. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Hola chicos! buenísima la reflexión...ojalá los profesores a cargo de las "academias" pensaran igual y así comenzaran a cambiar algo las cosas. En estos ámbitos de enseñanza lo que mata es la "repetición" -no la humedad ja ja- pero se sigue enseñando como ellos -nosotros- aprendieron y así...indagando...llegamos al siglo XIX! donde el objetivo era formar al "pequeño virtuoso de circo"...!
Hace unos años escribí algo al respecto y me gustaría compartirlo..si puedo lo cuelgo..
A seguir peleando ché! Silvia

9:27 a. m.  
Blogger Dandelion Verlag Dijo...

Quizá la clave esté en la técnica. Lo que se pide de un músico es que primero "toque" (parece una obviedad, pero no es siempre así, por eso los profesores de los conservatorios repiten lo que les enseñaron, en lugar de enseñar lo que ellos aprendieron), y que además, haga algo de calidad. La calidad no tiene estilo, de los Beatles, Rolling Stones, la orquesta de Anibal Troilo, Bill Evans, Mozart, Chopin o Beethoven, cada uno lo hizo a su manera, pero siempre con calidad. Entonces, lo único que deberíamos en los centros formadores de músicos es darles una buena base técnica (y es hora de que separemos la "técnica instrumental" de la "música académica" o "escrita") para que cada músico se desenvuelva en el campo que se le ocurra.

11:31 a. m.  

Publicar un comentario

Crear un vínculo

<< Página principal